Saltar al contenido

Email marketing

Email marketing
5 (100%) 6 vote[s]

Resumen contenido

¿Qué es el Email Marketing?

El email marketing es una de las armas más potentes que cualquier proyecto online, empresa, freelancer o blogger tiene para comunicarse con su audiencia.

Es, sin lugar a dudas, el mejor canal para difundir el contenido de tu blog o las promociones de tus productos.

Hay muchos otros canales de difusión, como las redes sociales, youtube o, cada día más, el podcast, pero ninguno es tan cercano como enviar un correo electrónico directo a la bandeja de entrada de tu suscriptor.

Y además, sin ser invasivo, pues al fin y al cabo si a quién le mandas el correo no le interesa leerlo simplemente lo manda a la papelera.

Cuál es el mejor momento para empezar con el email marketing

El mejor momento para empezar es… ¡YA!

Hay que empezar a recolectar datos para hacer email marketing cuanto antes. Mañana es tarde y, en un futuro, te arrepentirás de cada día que dejes pasar.

Para qué sirve el email marketing

Aunque no lo parezca, realizar una campaña de email marketing puede servir para bastantes cosas.

No pienses que consiste solo en mandar un correo de vez en cuando ¡Ni mucho menos!

Mira todo lo que el email marketing puede hacer por ti:

Ofrecer contenido gratuito

Puedes utilizarlo para ofrecer a tus audiencia contenido gratuito.

No solo las publicaciones que ya pueden encontrar en tu blog, sino contenido exclusivo que solo reciban las personas suscritas a tu lista.

Te genera tráfico recurrente

Hay muchas personas que lo primero que hacen por la mañana al entrar en internet es abrir su correo electrónico.

También hay que considerar que hay gente que, al trabajar entre semana, prefiere visitar sus blogs preferidos en el fin de semana. Sábado, y sobretodo domingo, son los mejores días para enviar un newsletter.

Fomentas la fidelidad de tu audiencia

Si eres capaz de crear un buen contenido, útil y de calidad, vas a ser capaz de lograr que un alto porcentaje de suscriptores que abran tus emails y, como te dije en el punto anterior, así consigues un importante tráfico recurrente.

Te permite hacer una buena segmentación

Si tienes un servicio de newsletter, seguro que envías tus correos a todos tus suscriptores sin excepción.

Sin embargo, en muchas ocasiones vas a querer enviar correos concretos a personas concretas. Por ejemplo, si utilizas el servicio que ofrece Mailchimp sabrás que tus suscriptores aparecen clasificados según una escala de estrellas.

1 estrella, es un suscriptor que no abre tus correos o que lo hace en muy raras ocasiones. 5 estrellas, indica que es un suscriptor fiel, que abre todos tus correos y hace click en la mayoría de tus enlaces.

Puede que ahora esas estrellas no te digan nada, pero te garantizo que en el futuro van a ayudarte a segmentar a tus suscriptores, y esto te ayudará a enviar tu contenido de una forma mucho más eficiente.

Email Marketing – Herramientas

Para crear una lista necesitas un proveedor que te ayude en la gestión de esa lista.

Mailchimp es uno de ellos, pero hay otras herramientas como Mailrelay y Aweber que también son muy populares.

De ti depende estudiar sus ventajas e inconvenientes y elegir el que consideres más eficaz.

Cuando has elegido tu proveedor y has configurado tu lista, lo siguiente que necesitas es un formulario para captar suscriptores en tu web o blog.

Con respecto a tus suscriptores, básicamente necesitas captar como mínimo una cuenta de correo electrónico a la cual vas a mandar tus emails.

También sería conveniente que consigas el nombre de tu suscriptor, para poder personalizar mejor tu newsletter. Ten en cuenta que a todos nos gusta recibir un email que diga “Hola Diego», “Buenos días Isabel». “Que tengas una buena semana Teresa», etc.

Cómo captar el email de un suscriptor

Para captar el email de un suscriptor necesitas tener un formulario bien visible y, a ser posible, en varias partes distintos de tu blog.

Los mejores lugares para tener un formulario son:

Al final de cada post

Si una persona entra en tu blog y lee un post de principio a fin, al terminar debería ver es tu formulario.

Si le ha interesado lo que ha leído, es muy posible que quiera seguir leyendo más publicaciones y, por tanto, se convierte en un usuario susceptible de apuntarse a tu newsletter.

Dale esa oportunidad colocando tu formulario al final del post.

En medio de un post

Colocar el formulario en medio de un post es una buena forma de llamar la atención del visitante.

Es posible que no se apunte a tu lista la primera vez, pero al menos no olvidará que desde un primer momento le estás dando esa posibilidad.

En un pop-up

Mucha gente odia los pop-up. Incluso el creador de este invento pidió perdón por una idea que, con el paso de los años, ha considerado negativa.

Sin embargo, aunque la teoría y la experiencia de usuario nos dicen que no debemos usarlo, el pop-up tiene uno de los ratios de conversión más grandes.

Por lo tanto, tener un formulario en forma de pop-up es muy eficiente a la hora de captar direcciones de correo electrónico para tu lista de email marketing.

En la barra lateral

Tener tu formulario en la barra lateral es muy positivo porque es una forma de tenerlo siempre visible.

Su nivel de conversión es menor que en el caso del pop-up, pero al final todo suma, y cuantas más llamadas a suscribirse más posibilidades tienes de éxito.

Como barra superior

Se trata de pedir a tu visitante su email a través de una barra tipo banner que le acompaña durante todo el tiempo que pase en el blog.

No es excesivamente intrusiva pero siempre está ahí, con un botón “call to action” o llamada a la acción.

Otras formas de conseguir suscriptores

Ofrece un regalo

Lograr que una persona confíe en ti lo suficiente como para darte su dirección de correo electrónico no es algo ni mucho menos fácil.

Una manera de lograr la atención de tu visitante y lograr que se suscriba a tu lista es ofrecerle un regalo.

En la mayoría de las ocasiones se trata de un e-book o algún tipo de guía en formato PDF.

Piensa en lo que más pueda interesar a tus visitantes y elabora un buen regalo para ofrecer a cambio de la suscripción.

Ten en cuenta que todos somos más receptivos a dar nuestro email si es a cambio de recibir algo tangible.

Realiza un concurso

Una manera atractiva de incentivar a tus visitantes puede ser crear un concurso.

Por ejemplo, puedes sortear 1 hora de consultoría gratis. Para que una persona participe, el único requisito será darte su email. ¿Ves que fácil?

Organiza un webinar

Esta idea no está al alcance de cualquiera, pero si ya llevas tiempo con tu blog y te has hecho un pequeño hueco en la blogosfera puede ser interesante organizar un webinar para tus seguidores.

El único requisito que se pide a la hora de participar en este tipo de eventos es apuntarse con un correo electrónico, así que ahí tienes otra idea para captar emails.

Que no debes hacer NUNCA con tu lista

Comprar y vender listas

Por desgracia, hoy en día casi todo está en venta. Si, también existe un mercado “negro” de bases de datos con correos electrónicos.

Te recomiendo que no compres este tipo de listas y mucho menos que vendas la tuya.

Lo más importante a la hora de crear tu lista es que esta sea voluntaria. Un visitante se convierte en suscriptor, no solo porque le gusta lo que lee en tu blog, sino sobre todo porque tiene plena confianza en ti.

¡Bajo ningún concepto traiciones esa confianza!

Spam

Al hilo del punto anterior, si compras una lista y les envías tus emails estarás haciendo spam, porque las personas de esa lista no te han pedido que les envíes nada.

Por otra parte, enviar demasiados correos también es considerado spam.

Envía tus correos sólo cuando realmente tengas algo importante que ofrecer. Lo más recomendable es un correo a la semana.

Falsificar suscriptores

Suscribirse a un blog tiene que ser un acto 100% voluntario.

Bajo ningún concepto añadas direcciones de email de personas que no te han dado su consentimiento. Lo único que conseguirías es tirar por tierra tu marca personal.

Créeme, no merece la pena falsificar suscripciones.

Qué deben contener tus emails

Básicamente tu email tiene que contener los artículos que has escrito.

Si has elegido enviar un correo a la semana, seguramente envíes 1, 2 o incluso 3 artículos en un mismo email.

Puedes enviar un fragmento de cada artículo ofreciendo un link a tu blog, o puedes enviar el artículo entero. La primera opción llevará más tráfico a tu web, pero con la segunda te aseguras que más personas te lean.

7 mitos sobre el email marketing

Como ya sabes, el email marketing es una de las estrategias más utilizadas en cualquier plan de marketing digital y es considerada como una buena inversión porque:

  1. Permite asignar objetivos muy específicos y analizarlos.
  2. Permite una alta segmentación de tu lista de suscriptores/usuarios/clientes.
  3. Es fácilmente escalable.
  4. Es ubicua. Existen más de 4.1 billones de cuentas de correo, más que el número de cuentas de Twitter y Facebook juntas.
  5. Ofrece un ROI alto. El valor medio de un pedido de un cliente que compra a través de una newsletter es un 17% más elevado que el del que compra a través de una acción en redes sociales.
  6. Es personalizable y puedes incluir contenido único.
  7. No requiere de una gran inversión económica.
  8. Es un canal ideal para fidelizar a clientes.

Tanto si tienes una web como una tienda online, el email marketing es uno de los canales más importantes para atraer tráfico y conseguir clientes.

Pero, como en toda buena estrategia, lo más importante es la planificación de cada campaña.

Hay mucho escrito sobre la planificación de campañas y, muchas veces, tanta información nos puede formar creencias erróneas o mitos.

Por ejemplo, sobre a qué horas es mejor enviar nuestras campañas, sobre el número de envíos idóneo, o sobre los clientes que nunca abren tus correos.

Según un estudio de Alchemy Worx, algunos de estos mitos sobre el email marketing, son los siguientes:

Mito 1. Los consumidores son bombardeados por emails de marcas. 

La realidad es que el 60% recibe menos de 6 correos de marcas y, de éstos, el 40% recibe 3 o menos.

Mito 2. El mejor momento para enviar nuestras newsletter es a las 15 h del Jueves. 

Pues va a ser que no, los datos demuestran que el 85% de usuarios abre el correo hasta 2 días después de haberlo recibido.

Mito 3. Deberías parar de enviar emails a los usuarios inactivos después de 6 meses.

Apuntemos el dato, un 20% de aberturas anuales se han realizado a los 6 meses de considerar a un usuario como inactivo.

Mito 4. Los clientes envían a spam los newsletters de las marcas rápidamente.

Haciendo una media, menos de 1 suscriptor de cada 2000 marca un correo de una marca como spam.

Mito 5. Si las marcas incrementan el envío de newsletters, los clientes al final las ignoran.

Pues resulta que si enviamos newsletters en un mes en lugar de una, el número de aperturas se duplica.

Mito 6. Un titular corto da mejor resultado.

El dato es que, por debajo de 60 caracteres se incrementan las aperturas y por encima de 70 caracteres, se incrementan los clicks.

Mito 7. Muchos newsletters acaban en la carpeta de spam por culpa del texto del asunto.

Según los 540 mil millones de correos enviados a spam, el titular tiene poco o ningún efecto para que un newsletter acabe en la carpeta de la basura.

Una vez desmontados los mitos más importantes, la recomendación clave para el éxito es el análisis y segmentación de usuarios/registros/clientes, junto la adaptación de las campañas a los criterios y objetivos establecidos para cada segmento.

La legalidad del email marketing

Como ya hemos visto, el email marketing es una técnica muy utilizada en la actualidad por la mayoría de las empresas en sus estrategias de marketing, y ha quedado totalmente demostrada la eficacia que este tipo de campañas tiene para la actividad de venta para cualquier organización.

Si quieres llegar a un número importante de destinatarios debes contar con una base de datos completa y de calidad que te pueda ayudar a asegurar que tu mensaje llegará a los destinatarios deseados.

Alguna vez te habrás preguntado ¿son legales las campañas de email marketing?

La legalidad del email marketing es algo que cualquiera debería conocer antes de lanzarse a desarrollar estas acciones, si queremos evitar terminar recibiendo sanciones económicas bastante importantes.

El desarrollo de acciones comerciales y de marketing a través de Internet está sometida a varias regulaciones que pueden poner en peligro tus campañas de marketing si no las cumples.

Las referencias normativas que regulan esta actividad online son dos:

Ley Orgánica de Protección de datos

La ley orgánica de protección de datos centra su interés en la protección de los datos personales de terceras personas.

Se trata de evitar que hagamos un uso indebido de esos datos que puede tener consecuencias importantes para nuestra empresa.

De hecho, para que cualquier base de datos pueda ser considerada «legal» a todos los efectos, debes registrar el fichero de datos ante la Agencia Española de Protección de Datos. De esta forma, habremos notificado los datos que vamos a tratar y que estamos autorizados a ello.

Los usuarios que aparecen registrados en ese fichero deberán tener el derecho a conocer que sus datos están siendo tratados en ese fichero y, en caso de hacer algún envío de publicidad, debemos dejar bien clara la información sobre quién es el remitente de esta campaña y dar la opción a darse de baja si así lo desea.

Ley de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico

Esta ley es el otro gran caballo de batalla que hay que contemplar para asegurarse de que nuestras campañas se están desarrollando bajo la legalidad.

En esta ley, lo que se pretende es evitar que la bandeja de entrada de los usuarios se sature debido a una gran cantidad de correos que no ha autorizados.

Esta normativa exige que no se puede hacer llegar publicidad a personas que no hayan autorizado o dado su consentimiento para ello.

Por ello, en muchos casos lo que hacemos es contactar previamente por teléfono con los usuarios que pueden ser destinatarios de nuestros servicios para pedir consentimiento para enviarle información a su correo.

Otra vía muy empleada para obtener este consentimiento es, precisamente, contar con un formulario en la web donde sean los usuarios los que nos hagan llegar sus datos y autoricen el envío de información.

No obstante, esta ley también incorpora excepciones. Si el destinatario de los datos e información es una persona que en el pasado ha tenido alguna relación previa con la empresa, y hubiera contratado servicios o productos similares a los que queremos enviar, el envío de correos electrónicos queda autorizado a estas personas.

Según lo señalado hasta ahora, se puede comprobar que el email marketing es una actividad muy adecuada para el desarrollo de publicidad y promociones para las empresas, pero es necesario cumplir con los requisitos necesarios para no incurrir en ilegalidades.

Las empresas debemos asegurarnos de que nuestras bases de datos están lo suficientemente contrastadas y depuradas, así como que la información que contiene ha sido autorizada por los usuarios.

De esa forma, evitaremos el riesgo de tener que afrontar el paso de multas y sanciones.

10 errores comunes de Email Marketing que debes evitar a toda costa

Creo que estarás de acuerdo cuando digo: el email marketing no es para los débiles de corazón. Pero sólo es válido si no sabes lo que estás haciendo y terminas cometiendo algunos o todos los errores comunes de email marketing.

El email marketing sigue siendo una de las mejores maneras de conducir tráfico y de aumentar ventas. Si haces bien tus deberes, puedes evitar estas trampas comunes y convertir el marketing por correo electrónico en una mina de oro.

Suena como un gran trato, ¿verdad? Supongo que estás empezando o pensando en el email marketing. Si eres un profesional, bueno, también eres bienvenido.

Sin más preámbulos, nos ponemos manos a la obra para crear una lista de correo electrónico que te ofrezca resultados tangibles.

Aquí hay 10 errores muy comunes de email marketing que debes evitar.

1. Comenzar la comercialización tarde

La mayoría de los principiantes no ven el inmenso valor del email marketing. Es por ello que, en lugar de asignar el tiempo y los recursos que el marketing por correo electrónico se merece, te centras en la creación de contenido, las redes sociales y el SEO.

Poniendo al email marketing en segundo plano, terminas perdiendo mucho dinero. Olvidas que la mayoría de las personas que llegan a tu sitio desde los motores de búsqueda y las redes sociales, a menudo no regresan.

Sin embargo, puedes cambiar las cosas desplegando el marketing por correo electrónico mientras lanzas tu sitio.

Como resultado, mejorarás las probabilidades de capturar clientes potenciales que, de lo contrario, perderías desde el principio. El uso de un plugin como Optin Form, puede ayudarte a capturar nuevos potenciales clientes antes de que salgan de tu sitio.

Y ya que estamos hablando de sincronización, ten en cuenta que no puedes simplemente enviar explosiones de correo electrónico cuando lo desees.

Los estudios muestran que hay días y horarios específicos en los que sus correos electrónicos tienen el mayor impacto en tus suscriptores. Herramientas como CoSchedule ofrecen incluso la «programación inteligente», para ayudarte a saber cuándo es el mejor momento para publicar en varias plataformas.

Por lo tanto, no esperes para comenzar el email marketing en una fecha futura; empieza de inmediato y sigue mejorando.

2. No hacer pruebas para mejorar

Como dicen, el conocimiento es poder. Esto significa que resulta esencial investigar y probar diferentes aspectos de su estrategia de email marketing.

En la mayoría de los casos, los novatos en marketing por correo electrónico pegan un formulario de registro, lo colocan en algún lugar de su sitio web y luego lo dejan ser.

Entonces se preguntan por qué su lista de correo electrónico no está creciendo tan rápido como desean.  Bueno, necesitas hacer algunas pruebas A/B para reconocer las áreas con el impacto más significativo.

Las mejores herramientas de marketing como Hello Bar y OptinMonster incluyen pruebas A/B. De esta manera puedes construir y probar varios formularios de registro, redacción y ubicaciones para ver qué funciona mejor para tu sitio.

Del mismo modo, puedes aprender sobre contenido del correo electrónico, utilizando los informes incorporados. ¡Las tasas de apertura son importantes!

Además, recuerda que debes estar atento a las últimas tendencias de email marketing para que puedas capitalizar los métodos con los mejores resultados.

3. Comprar listas de correo electrónico

No sé por qué querrías comprar una lista de correo electrónico, a menos que seas uno de esos herederos africanos de Yahoo o un spammer de poca monta. Visto que no eres ninguno de los dos, es mejor que construyas tu lista de correo desde cero.

Comprar una lista de correo electrónico siempre es una mala idea, no importa cuánto tiempo pienses que estás ahorrando, no necesitas un doctorado en ingeniería para saber que comprar una lista de emails te explotará en la cara y a lo grande.

Para empezar, nunca nadie quiere recibir correos electrónicos de una lista a la que no se hayan suscrito. Puedo apostar todo mi dinero a que no te molestas en abrir este tipo de correos electrónicos, además normalmente terminan en la carpeta de correo no deseado.

En segundo lugar, comprar una lista de correo electrónico es una forma segura de asesinar tu marca.

Si estás dirigiendo un negocio (y beneficias de una marca fuerte), mantente alejado de comprar listas de correo electrónico. Eso, además de que tu proveedor de marketing por correo electrónico te prohibirá e impedirá enviar emails a una lista que hayas comprad.

En tercer lugar, esencialmente estás tirando el dinero por el desagüe comprando una lista de direcciones de correo electrónico falsas. Incluso si un par de contactos son reales, a ellos les importa un bledo tu negocio, lo que significa perder tiempo y dinero.

Pero lo más importante, es ilegal vender (y comprar) direcciones de correo electrónico. La ley CAN-SPAM incluye una serie de reglas de cumplimiento de correo electrónico (tales como títulos engañosos, opciones de exclusión fácil, etc.) y prohíbe estrictamente la venta o transferencia de direcciones de correo electrónico. Así que, no lo hagas.

4. Ignorar la generación de clientes potenciales

Para crear una lista de correo electrónico necesitas que la gente se registre. Un contenido fantástico es la primera parte de la ecuación.

La experiencia del usuario es la segunda, y una solución para la generación de clientes potenciales es la tercera. Pon las tres partes juntas, y tu lista de correo electrónico crecerá exponencialmente.

Para aclarar, puede que ofrezcas el contenido más intrigante y la mejor experiencia de usuario, pero si no puedes hacer notables tus formularios de registro, todos tus esfuerzos son en vano en lo que respecta a la comercialización por correo electrónico. ¡La gente necesita ver tus formularios de inscripción!

Introduce plugins de generación de clientes potenciales, como WP Optin Wheel, Thrive Leads y Optin Monster, y así salvarás el día.

Por supuesto, esas herramientas aumentan significativamente tus tasas de suscripción, por lo que nunca tendrás que quejarte de que la gente no se está suscribiendo a tu lista de correo electrónico.

5. No revisar las estadísticas

El seguimiento de tus tasas de apertura es increíble, pero ¿sabes si el lector llega a tu sitio web donde pueden hacer una compra?

Bueno, si no tenías ni idea, puedes hacer un seguimiento de los suscriptores de correo electrónico mediante Google Analytics.

Por ejemplo, puedes ver los suscriptores que llegaron a tu sitio desde cada campaña de correo electrónico. También puedes ver los correos electrónicos con el impacto más significativo, las compras en tu sitio, y mucho más.

La mejor parte es que la mayoría de los proveedores de email marketing como MailChimp, AWeber y Mad Mimi ofrecen sus propios informes integrados, así como la integración de Google Analytics.

Al final del día, el seguimiento se trata de confirmar que tu campaña de correo electrónico es exitosa.

6. Mala segmentación, o falta de ella

No, no lo hagas. No cometas el error de enviar emails masivos, a menos que sea sólo una actualización de rutina adecuada para todos los usuarios.

Tener una lista enorme no es suficiente, debes segmentar tu lista con parámetros como la ubicación geográfica, los ingresos, el género, las compras pasadas, y así sucesivamente.

Obviamente, no puedes pedir todos estos datos por adelantado, para no asustar a los suscriptores con un formulario no tan corto. Después de todo, sólo necesitas la dirección de correo electrónico para inscribir a un lector en tu lista. Puedes recopilar datos más tarde con encuestas, formularios in situ y otros métodos creativos.

El punto es que, mientras más datos tengas sobre tu lector, mejor podrás segmentar tu lista.

Después de eso, envía mensajes dirigidos a diferentes segmentos. Seguro estarás de acuerdo en que no quieres enviar a clientes y no clientes los mismos correos electrónicos, por ejemplo.

7. Uso de diseño del correo electrónico no adaptable a dispositivos móviles (responsive web design)

En un mundo repleto de dispositivos de diferentes tamaños y opciones, no puedes darte el lujo de pasar por alto la importancia de un diseño adaptativo.

Lo que significa que, además de un sitio web WordPress con capacidad de respuesta adaptativa, necesitas enviar correos electrónicos con capacidad de respuesta y que sean fáciles de usar en los dispositivos móviles.

Sin duda, algunos de tus destinatarios leerán tu email en sus dispositivos móviles, así que no te alejes de ningún grupo según el dispositivo que usen. En otras palabras, utiliza un enfoque móvil al crear sus campañas de correo electrónico.

Además, invierte tiempo en probar cómo se ve el email en tantos dispositivos como puedas. Envía la campaña sólo cuando estés seguro de que el mensaje electrónico se ve bien en varios dispositivos.

Como principiante, es muy posible que la primera vez utilices imágenes grandes en la sección de encabezado, por ejemplo, por lo cual los lectores no podrán leer los correos electrónicos en los teléfonos inteligentes.

En línea con eso, puedes utilizar una herramienta como Litmus para probar tu mensaje electrónico antes de enviar una campaña de correo electrónico completa. Este servicio te permite comprobar el aspecto del email en más de 90 clientes de correo electrónico, como Gmail, Google Android, iPhone y Outlook, entre otros.

8. Enviar spam

Bombardear a tus suscriptores con correos electrónicos no hará que tu agenda avance más rápido. Por el contrario, el envío de muchos correos electrónicos con demasiada frecuencia es uno de los principales errores del email marketing, que apaga a tus lectores y podría aumentar la cancelación de suscripciones.

Si esto no es suficiente, enviar correos electrónicos con demasiada frecuencia podría desencadenar bloqueadores de spam, arruinando tus posibilidades de conectarte con el lector.

Un horario semanal, mensual o bimenstral funciona increíblemente bien, siempre y cuando envíes contenido y ofertas valiosas.

Las tasas de rebote, apertura y clic de tu campaña deberían ser una prueba de que tienes un buen calendario.

9. Inconsistencia

Por otra parte, tenemos el otro grupo de vendedores que envían emails esporádicamente, de modo que los lectores saben cuándo esperar el contenido en su bandeja de entrada.

Puedes evitar inconsistencias estableciendo y siguiendo un horario estricto, o creando campañas por goteo de correo electrónico para asegurarte de mantenerte en contacto durante un período de tiempo determinado.

De lo contrario, terminarás frustrando a los destinatarios, ya que tus emails son predecibles, lo que también significa que su negocio es fácilmente olvidable. Después de todo, el objetivo aquí es mantener tu marca siempre vigente, enviando correos electrónicos a tus lectores regularmente, pero sin enviarles spam.

Tomarte un poco de tiempo para planificar, no es sólo parte de una buena estrategia de marketing de contenido, también es la clave para asegurarte de que tus campañas de correo electrónico se mantengan en el buen camino. Un plugin gratuito como Editorial Calendar es una gran herramienta.

Si envías emails de forma inconsistente, es sólo cuestión de tiempo antes de que los suscriptores pierdan interés y se desuscriban. Peor aún, podrían marcar tus correos electrónicos como spam, incluso si estuvieran genuinamente interesados en tu negocio desde el principio.

10. Envío de mensajes de correo electrónico de «relleno»

Probablemente has sido víctima de este error un millón de veces. Así es como se desarrolla el escenario típico: Oye hablar del email marketing, y ahí vas y te pones a trabajar. Unos días después, tienes un par de suscriptores, y se siente fantástico.

Algunos «gurú» de la comercialización por Internet dicen que debes enviar un mensaje de bienvenida en primer lugar, pero nunca te dicen qué hacer después de eso. Así que, envías dos emails, y no tienes nada más que decir para la tercera semana.

Aún así, quieres mantener la coherencia, así que armas un email sin sentido, o lo que llamamos «correo de relleno», y presionas enviar.

Obviamente, tus lectores ven a través de la fachada y empiezan a desusccribirse. Apuesto a que lo has visto incluso con entradas en blogs. ¿Alguna vez has estado en un blog con un contenido aparentemente bueno y luego has encontrado una entrada que no parecía servir para nada más que para llenar la agenda?

Bueno, no envíes correos electrónicos a tus suscriptores sin un objetivo específico en mente. Hazlo como un profesional; planea el día y horario, para que puedas entregar un mensaje valioso cada vez.

Después de todo, tus suscriptores son tus clientes, y no querrías matarlos con basura inútil, ¿verdad?

Palabras finales sobre los errores comunes del email marketing

Nuestra lista es sólo una pequeña muestra de todos los errores comunes que puedes cometer en tu correo electrónico.

Nuestra esperanza, sin embargo, es ayudarle a evitar estos diez escollos que son perjudiciales para el éxito de tu campaña de email marketing. Si estás al tanto de otros errores comunes de email marketing, te invitamos a compartirlo en la sección de comentarios.